El tema de la cocción de la carne es muy polémico entre los que aprecian los diferentes cortes y términos. Existen diferentes términos de cocción de la carne y depende mucho del grado de jugosidad que el comensal solicite.

El término rojo (inglés) es el que va sellado por ambos lados, con fuego muy intenso. Alcanza la temperatura de 55 grados.

El término medio es el que no pierde su jugosidad y es muy buscado por los especialistas. Alcanza la temperatura de 63 grados.

El término tres cuartos, la carne comienza a perder la mayoría de sus líquidos, y su sabor varía. Alcanza la temperatura de 71 grados.

El término bien cocido es en donde la carne se vuelve color café y pierde gran porcentaje de sus líquidos, aunque un cocinero hábil puede sellar ambos lados para conservar la jugosidad al máximo. Alcanza la temperatura de 77 grados.

Como bien sabemos, el único indicador confiable de una cocción adecuada es un termómetro especializado, ya que hay carnes (dependiendo el tamaño y grosor). Por supuesto, hay factores que afectan el punto de cocción, por ejemplo la grasa contenida, pero lo importante es conocer la temperatura interna de la carne, para tener la certeza de eliminar sus patógenos y evitar enfermedades.Los termómetros para cocinar carne sirven para evitar cocinarla por más tiempo (endurecerla) y para mantener la carne a una temperatura segura.