Una de las principales ventajas de la conservación de alimentos por congelación es que permite almacenar grandes cantidades de producto, y disponer de él fuera de temporada. Es necesario conocer las mejores técnicas para congelar alimentos, para que esto no suponga un riesgo su consumo posterior. Comer alimentos descongelados no debe ser un riesgo para la salud.

En los alimentos conservados en congelación en realidad no se elimina la actividad microbiana, más bien se hace mucho más lenta o hasta se llega a detener, por lo que los alimentos dejan de descomponerse por un tiempo. Las bajas temperaturas, a veces de más de 24º C bajo cero, detienen la actividad bacteriológica y enzimática, por lo que se alarga significativamente su vida útil.   

Para garantizar un congelamiento adecuado y una conservación efectiva de los alimentos, se recomienda:

 

  • No abrir la puerta del refrigerador o del congelador más de las veces necesarias.
  • Enfría los alimentos que vas a congelar, por lo menos un par de horas antes.
  • Procura congelar los alimentos por raciones.
  • La temperatura adecuada para congelar es de 25°C bajo cero. La temperatura ideal para conservar alimentos ya congelados es de 18°C bajo cero.
  • Los alimentos se expanden cuando se congelan, por lo que es recomendable no llenar los recipientes hasta arriba.
  • Por regla general, los congeladores tienden a mantener mejor la temperatura fría cuando existe poco espacio entre los alimentos.  

 

Si quieres saber más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: rodriguez.ismael@princecomercial.com